jueves, 20 de octubre de 2016




EN LA ESTACIÓN



Sentado en la estación.
Con Vetusta.
Intentando
(con el equilibrista imposible)
aprender a cerrar paréntesis
que nunca se abrieron,
romper burbujas sutiles,
tan transparentes,
que tal vez nunca existieron.
No pisar,no oir nunca más 
baldosas amarillas.


Volver a la realidad
implacable.


Sentado en la estación,
solo,
(el equilibrista se fue,
tambien Vetusta).


El tren se acerca ...


Tomaré rumbo
sin la Rosa de los vientos,
tomaré tierra.
Me ire hacia el mar frío
y los dias pasaran
lentos, densos y melancólicos.


Encontrare el alivio de la lejanía,
la muerte del olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada